Los sonidos naturales forman la base de la vida en el universo 1 los sonidos naturales forman la base de la vida en el universo

Los sonidos naturales forman la base de la vida en el universo

Sonido y Vida

Los sonidos naturales son extremadamente importantes para mantener el equilibrio en todos los niveles de existencia, es decir, la mente, el cuerpo, el comportamiento y el entorno. A menos que seas sordo, ni siquiera podemos imaginar remotamente cómo sería este mundo sin los sonidos. Un ambiente sin los chirridos de una cascada, el canto de los pájaros, los zumbidos de las abejas, el susurro de las hojas, el silbido del viento en la hierba, el murmullo de un río o el canto de los grillos no es, ni de lejos, atractivo.

Los sonidos naturales son esenciales para mantener las frecuencias decisivas que garantizan la evolución continua y la existencia de nuestro mundo natural. Nosotros también somos los productos evolutivos de la naturaleza. Los sonidos de la naturaleza contienen la información y las instrucciones para crear y organizar toda la materia, incluidos nuestros cuerpos. Los sonidos que emanan de los delfines o las ballenas han sostenido el crecimiento y la evolución en nuestro planeta por eones y también, los sonidos "más diminutos" generados por insectos, amebas y microbios. Así que podemos decir que los sonidos naturales forman la base de toda la vida en el universo.

Podemos usar los sonidos de la naturaleza para restaurar la vida en cualquier lugar que haya sido distorsionada o dañada por sonidos baldíos que tienen efectos adversos. La vida se desintegra allí donde los sonidos de la naturaleza están sometidos frente a otros ruidos generados por el hombre y las máquinas. Las plantas, los animales y los seres humanos requieren que la "música" de la naturaleza siga un patrón de crecimiento saludable. Esta necesidad interna de las "sinfonías de la naturaleza" ha inculcado en cada cultura el deseo de crear un tipo de música tradicional único bajo la influencia directa de las condiciones geográficas particulares y los climas específicos que prevalecen en diferentes regiones del planeta.

Como otros seres, los humanos también somos capaces de crear música y podemos ser muy buenos componiéndola. La música armoniza las diferencias y tiene un efecto de felicidad y de generación de amor en nuestro entorno y en nosotros. Las frecuencias de la felicidad y el amor son los antídotos más poderosos contra las enfermedades, la falta de armonía, el crimen y la destrucción del medio ambiente.

Por ejemplo, las plantas tanto de invernadero como de campo, crecen más rápido cuando se les interpreta música suave. Algunos estudios cuidadosamente controlados con plantas demostraron que las ondas de sonido afectan la germinación, el crecimiento, la floración, la fructificación y el rendimiento de las semillas, especialmente por los sonidos musicales que varían en las frecuencias bajas de 100 Hz a 600 Hz. Por otro lado las vacas también responden a la música dando más leche. Y en lo referente a nosotros, escuchar música nos ayuda a relajarnos, a normalizar la presión arterial y a equilibrar los estados de ánimo. Al escuchar música al menos una vez al día, puedes encontrar y mantener tu equilibrio interior.

Puedes hacer esto de dos maneras. Encuentra un espacio tranquilo en algún lugar de la naturaleza y enfoca tu mente en los sonidos naturales que te rodean. Es posible que incluso desees escribir qué sonidos escuchas y tus reacciones a ellos. Esto hace que los sonidos sean más concretos y significativos para tí y te ayuda a ser más consciente de los sonidos que existen. Algunos sonidos son más obvios que otros. ¿Prefieres escuchar los más ruidosos y dominantes o los de fondo? ¿Consideras que los sonidos de tono bajo son más reconfortantes que los sonidos de tono alto?

Tomar conciencia de los sonidos que nos rodean puede reflejar cómo nos sentimos acerca de nosotros mismos. Nos ayudan a corregir desequilibrios en nuestro interior. Si los sonidos te aburren, solo reflejan que estás aburrido dentro de ti. Así que simplemente escucha estos sonidos hasta que pase la incomodidad o el aburrimiento. Esto te da la oportunidad de acercarte a tu verdadera esencia, que nunca puede ser aburrida. Los sonidos naturales pueden servir como un maravilloso terapeuta, siempre disponible cuando lo necesitamos. Por lo tanto, el sonido de un río puede infundir paciencia y paz en el oyente. El canto de un pájaro puede animarte, y el suave sonido de una brisa puede crear claridad en tu mente.

El segundo método para recuperar el equilibrio es escuchar la música de su elección. Para obtener los mejores resultados, es mejor hacerlo con toda la atención, lo que significa sentarse o acostarse con los ojos cerrados. La música puede ser una herramienta terapéutica muy poderosa. Escúchala con tu corazón y tu mente. Cuando escuchas buena música con plena concentración y permites que “te toque” de muchas maneras diferentes, puedes entrar en un profundo estado de felicidad. Esto puede eliminar el estrés mental, el malestar emocional y la mala salud. Los músicos profesionales saben mucho de ésto (aunque a veces... inconscientemente).

Deja que sus sentimientos te guíen cuando selecciones una pieza musical en particular: no sigas las tendencias populares. Deja que las melodías te "empapen" y se "filtren" a través de tu piel a su sangre, huesos y nervios. La música re-alineará tus células y las hará más fuertes y saludables.

Descarga gratis los 4 audios de sonidos ambientales naturales rellenando éste formulario. Son perfectos para aliviar el estrés y la relajación. Además obtendrás un cupón para tu primera compra, si así lo deseas.

Por tu bienestar,
Rafa Monllor

Rafa Monllor

Ver entradas de Rafa Monllor
Técnico de sonido naturalmente apasionado. Soy un entusiasta de los sonidos de la naturaleza y creo firmemente en la eficacia del sonido para mejorar nuestro bienestar diario.

Deja un comentario

Ir arriba